RSC: El valor de trabajar valores

Share

Alcanzarás buena reputación esforzándote en ser lo que quieres parecer” (SÓCRATES).

 

¿Sabías que según un informe de Forética de 2014, el 44% de los consumidores encuestados dejó de adquirir alguna marca por sus malas prácticas sociales?

Sin duda, uno de los múltiples cambios que han traído Internet, las redes sociales y los dispositivos móviles al mundo del marketing y la comunicación es un nuevo consumidor, activo, conectado e hiperinformado, que ya no se limita a comprar o no un producto. Un consumidor con voz propia, que no se conforma con ser un agente pasivo del mercado, convirtiéndose en un elemento muy valioso si se cuenta con su apoyo o en uno muy peligroso si nos granjeamos su enemistad.

Ahí reside el gran valor de una buena estrategia de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Porque a tu marca ya no le vale con vender un producto: debe vender una imagen, un modo de ser, unos valores.

Una labor que en el caso de las marcas que se dirigen al público infantil, adolescente y familiar, es aún más relevante y compleja. ¿Por qué? En primer lugar, los padres miran con lupa todo lo relativo a productos que llegan a sus hijos, en base a 3 preocupaciones fundamentales: la salud de sus hijos, su educación y su felicidad. Tres pilares muy ligados a los valores que transmite una marca. A veces incluso cuando va más allá del bienestar directo de sus hijos, surgiendo así boicots de grandes dimensiones a productos acusados de vulnerar los derechos infantiles.

Por otra parte, más allá de los padres, los propios niños y adolescentes tienen mucho que decir respecto a la política de RSC de una marca. Según publicó el periódico británico The Guardian, solo el 6% de los adolescentes confía en que las multinacionales obren de manera correcta, frente al 60% de los adultos. Y cuando se les pregunta qué acude a su mente cuando piensan en grandes corporaciones, por lo general surgen palabras como egoísmo, engaño, codicia, arrogancia, explotación y enriquecimiento injusto.

Estos datos se ven confirmados por otros, como el trabajo de Nielsen titulado Sostenibilidad global, donde se recoge que casi tres de cada cuatro jóvenes (¡¡ el 75%!!) menores de 20 años estarían dispuestos a pagar más por un producto de una marca socialmente responsable.

Psicoevolutivamente, niños y adolescentes están en un complejo proceso de construcción de su identidad, donde cosas y marcas tienen un papel muy importante: su ropa, sus deportivas, su móvil… son una extensión de su personalidad y no van a permitir que reflejen algo malo, que sus cosas hablen mal de ellos; por ello no van a pasear marcas que vulneran derechos sociales o dañan el medioambiente. En cambio exhibirán orgullosos aquellas que se posicionan como promotoras del empoderamiento femenino, del cuidado de los bosques, etc.

UN EJEMPLO QUE NOS GUSTA: “HAZLO VERDE”

Por nuestro conocimiento del target infantil y adolescente, el departamento de RSC de Leroy Merlin nos encomendó la tarea de crear una acción que les ayudara a transmitir desde pequeños los dos grandes valores de la marca: la sostenibilidad y el do it yourself, hacer las cosas por ellos mismos.

Campaña RSC Leroy Merlin Hazlo Verde

Así es como creamos y pusimos en marcha el programa escolar de sensibilización medioambiental “Hazlo Verde”: desde la creación del concepto creativo y el diseño, pasando por el desarrollo de la web, el material pedagógico descargable, personajes afines al target y comic, la estrategia de comunicación, el plan de relaciones públicas, los premios… Todo para hacer de este concurso una experiencia inolvidable para los alumnos, una actividad interesante para el profesorado y una valiosa herramienta de transmisión de valores de RSC para la marca.

Una acción escolar donde profesores y niños exhiben orgullosos sus pulseras como defensores del medioambiente, y en la que en esta segunda edición vamos a superar los 65.300 alumnos participantes del primer año.

 

Si tú también quieres desarrollar acciones de RSC que hablen bien de tu marca a niños, adolescentes y sus familias, ponte en contacto con nosotros y déjalo en nuestras manos.

 

 

Share