El incalculable valor de los abuelos

Share

Hoy, 26 de julio, se celebra El Día de los Abuelos. El devenir social les ha otorgado un puesto de responsabilidad adicional que ha transformado la imagen que hace años teníamos de ellos (esos que te daban la paga a escondidas, esos que te compraban tus cereales favoritos o te traían el recuerdo de Benicassim) en los abuelos multitarea. Abuelos “repadres”, abuelos tribu, abuelos que son abuelos, son padres, son confidentes, son maestros, son canguros, psicólogos, historiadores e incluso en los peores casos banco y aval.

Doodle Google Día de los abuelos

Superabuelos a fin de cuentas que asumen todos los papeles que les echen, porque por encima de todo está el bien de sus hijos y nietos.

Nadie cuestiona la necesidad de la celebración de un Día de los Abuelos (ya extensible a los tíos, que también hacen lo suyo) y las marcas, grandes y pequeñas lo saben y no pierden la oportunidad.

Día de los abuelos para las marcas

 

 

Y es que un abuelo vale mucho:

Por un lado son compradores de caprichos, además de generadores de un buen porcentaje de la paga que los chavales perciben a lo largo del año, y que forma parte de su dinero de bolsillo habitual.

También son sustento del hogar, ya que con la crisis este factor se ha acentuado, y su experiencia compradora hace que sean vulnerables por un lado a la tradición (las lovemarks pesan a su edad) pero por otro sean exigentes y busquen lo mejor, al mejor precio.

Para colmo, y en muchas ocasiones, los abuelos son los primeros en dar el paso y abrir la primera cuenta de ahorro para sus nietos, y aunque nosotros, padres, nos quejemos de que en ocasiones les “maleduquen”, estos abuelos salvavidas son también transmisores de valores, cultura, tradiciones, historia y amor. Sobretodo amor.

Gracias abuelos.

Share